viernes 17 septiembre 2021

Chemik afrontará un megacontrato para un proyecto fotovoltaico en Taiwán

Chemik, empresa familiar aragonesa con orígenes en Tarazona, estrena nuevas instalaciones en el polígono Plaza de Zaragoza con proyectos en marcha y buenas expectativas, entre otras cosas por la adjudicación de un contrato de 9,2 millones de dólares (unos 7,5 millones de euros) para dotar de equipamiento integral un proyecto solar fotovoltaico inundable en Taiwán.

chemik tarazona

Según explicaron Ernesto López y José Luis Celorrio, director general y director de Estrategia de Chemik, respectivamente, el proyecto de Taiwán, adjudicado por el fondo de inversión multinacional Mayora Solar –con base en la propia Taiwán y en Singapur–, les permite ofrecer una solución integral a retos planteados para un parque fotovoltaico de 150 MW, con prescripciones técnicas muy rígidas. Chemik se encargará del diseño, de la construcción de equipamientos desde el próximo mes de junio y de la asistencia en el país de destino. Se prevé que las entregas se materialicen a partir de abril o mayo de 2022.

La empresa turiasonense, creada en 2000 como heredera de Tarazona Laval, se halla inmersa en la actualidad en un proceso de adecuación de sus nuevas instalaciones de Plaza, donde ya están operativas sus oficinas y a donde se irán trasladando estos meses las actividades de producción que aún tiene en centros ubicados en la carretera de Logroño. La compañía mantiene activa su planta de Tarazona, donde trabajan unas 80 personas, mientras que prevé tener en Plaza ya a unos 100 empleados en junio.

Chemik es una empresa que ha forjado su ADN en la industrialización, trabajando para fabricantes de maquinaria en sus inicios y para otros sectores después. El auge de la construcción le generó una gran actividad que se frenó con la crisis de 2008, que le obligó a recortar su plantilla de 70 a 10 trabajadores, reseñó López. La empresa empezó a resurgir en 2009 sin olvidar sus raíces en ámbitos como el de la maquinaria y abriéndose a trabajar en el sector de renovables. En 2015, ante la imposibilidad de captar el personal adecuado que necesitaba para crecer abrió una primera oficina técnica en Zaragoza, primer paso para fabricar después cuadros eléctricos.

La incorporación a la compañía en 2019 de José Luis Celorrio (que dirigió Maetel, filial zaragozana de ACS) ha acelerado la diversificación de Chemik, que ha crecido exponencialmente estos últimos años. Con las filiales Simeca –que da soluciones ad hoc en el mercado fotovoltaico y al mundo industrial en general– y Chemik Automation –para proyectos de automatización–, se ha dado un importante paso para la puesta en marcha de un plan estratégico 2019-2021 con el que el grupo prevé alcanzar hasta 28 millones de euros de facturación al concluir el presente año. El dato es llamativo teniendo en cuenta que venía de un volumen de negocio de 10 millones hace cuatro años y que en 2020 llegó a los 15 millones.

Clave en el plan estratégico es la nueva instalación de Plaza, que ha requerido una inversión de unos 3 millones de euros, desde donde se acometerán mercados tanto maduros como de nuevo cuño sin diferencia entre ambos, «solo pensando en el negocio y en cómo dar valor añadido a todo lo que hagamos», aseguró Ernesto López. De hecho, apuntó, el proyecto de Taiwán es emblemático para la empresa en ese sentido.

Con un 40% del negocio en España y el restante 60% en el extranjero, Chemik prevé seguir en la brecha ampliando horizontes. Con presencia ya en 26 países, su plan estratégico incluye nuevas apuestas particulares en México, desde donde se acometerá mejor el mercado estadounidense, aunque ya tiene experiencia en ese país, y en Perú. En ambos casos se hará con alianzas estratégicas.

El futuro de Chemik pasará, precisó asimismo José Luis Celorrio, por «identificar mercados en los que podamos aportar», con especial énfasis en el área de renovables, en lo relacionado con cuadros eléctricos y soluciones de ingeniería, y en lo que tiene que ver con acciones de automatización. Un nuevo proyecto que acaba de ser concedido en Australia, un país de muy difícil acceso, señalaron los directivos, da muestras de la ambición de Chemik, una de las 26 pymes aragonesas que aparecieron en el último listado Cepyme500, que incluye a las empresas que más crecen en España.

 

Fuente de la Noticia: Heraldo.es

Compruebe también

Pressumia, nueva marca de bebidas naturales de origen Olvegueño

La nueva empresa Zumos de Ólvega S.L., dedicada a la elaboración de zumos naturales y …

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.